X

¡Únete y participa en concursos semanales!

¡Ser Rayado, es otra Onda!

Por || junio - 7 - 2016

Por: Ignacio Monsivais

Mi amor por el fútbol empezó desde temprana edad, 4 años tenía, cuando me enamore del más hermoso “pasatiempo”, comencé a jugarlo y después ya de estar locamente enamorado, conocí al amor de mi vida, Rayados.

Vengo de una familia  donde TODOS son Tigres, eso significa que  constantemente soy víctima de carrilla, aun y así, mi corazón sigue pintado azul y blanco.

Mi única familia rayada, serian mis papas, mi hermano y un tío (El Rayado Mayor), ellos fueron los que hicieron esta pasión que siento por la Pandilla.

Si pudiera definir un partido donde mi pasión creció y me enamore completamente de mis Rayados, seria en la final de ida del 2009, frente a Cruz Azul, yo afortunadamente tuve la oportunidad de ir al Estadio Tecnológico (Gracias a mi tío, que me compro el boleto).

Rayados perdía 3-1 en el primer tiempo, los ánimos hasta el suelo y la gente caliente, yo solo tenía 11 años de edad, con lágrimas en los ojos y sin esperanzas sentado en aquella butaca de preferente, mi Tío, solo me dijo con su brazo en mi hombro, “Animo mijo, vamos a remontar”, nuevamente con pocas esperanzas volví a alentar el juego, pidiendo a Dios que mis Rayados se la partieran en la cancha.

Monterrey ese partido venció 4-3  a la máquina, y si, remonto, como dijo mi Tío, tal vez el resultado no dio una amplia ventaja, pero si me dejo que Rayados es pasión, que Rayados sale a ganar, que Rayados, siempre será mi primer amor.

Sin duda alguna, ese momento es uno de los más emotivos que tengo en mi vida, si volviera a nacer, seria nuevamente RAYADO.

 

Publicado en Jugador 12 Etiquetado con: , , ,